Spartacus: Gods Of The Arena

Spartacus: Blood And Sand” fue sin duda una de las mejores sorpresas de la temporada televisiva de 2010. Su apuesta directa se basó en 3 pilares tan básicos como tópicos, violencia, sexo y un estilo visual nunca antes visto en TV. Pero con el paso de los capítulos, se fue destapando un guion mas que decente, que suponía un perfecto equilibrio de 4 pilares, para sostener una serie que cumplió tanto para critica, como para el publico. La serie que nos ocupa ahora “Spartacus: Gods Of The Arena, es la historia que precede la antes comentada, una historia de gladiadores convertidos en dioses. Welcome to the Arena…

Esta precuela, Spartacus: Gods Of The Arena, nos ofrece el mismo cocktail que la original, no pretende, ni quiere, renunciar a los ingredientes de su éxito. Sexo explicito que muchas veces roza el porno, violencia extrema que no titubea a la hora de mostrar miembros cercenados, cabezas cortadas a la altura de mandíbulas, desfiguraciones, amputaciones, heridas abiertas y un largo y sangriento etc. Todo esto nos lo muestran con una técnica visual, que ya pudimos deleitar en “300” pero que nunca antes habíamos visto en Television.

Pero el gran punto a favor de esta saga es que no se queda solo en esos 3 aspectos. Su guion y su trama crecen con el paso de los capítulos y esa madurez narrativa no ha parado con esta precuela. Se nota, y mucho, lo aprendido en la serie original, bien es cierto que 6 capítulos ayudan a que la trama se desarrolle, otorgando al espectador mucho mas contenido que si de 12 se tratasen, pues no hay tiempo para capitulos de relleno.

La clave de la madurez del guion, se encuentra en sus personajes. Totalmente alejados de los tópicos clásicos de películas o series de acción, donde solo limitan a dar mamporros y soltar frases de niños de 5 años. En Gods Of The Arena encontramos personajes complejos, cada uno con su propia personalidad bien definida, algo que los seguidores de Blood And Sand ya sabíamos, pero lo interesante reside en que muchos de los personajes principales, tienen una personalidad muy diferente en Gods Of The Arena. Esta no es pues, una precuela hecha para salir al paso, es un producto muy cuidado y que sus características especiales, la convierten en una temporada mejor que su sucesora.


Gods Of The Arena se mueve con soltura gracias a un motor que en mi opinión funciona de manera formidable. Y ese no es otro que la historia de Gannicus (Dustin Clare). Un gladiador que es el perfecto ejemplo de “el viaje del héroe”, su personaje en el sexto y ultimo capitulo de la serie no tiene nada en común con el que nos encontramos en los primeros capítulos. Los hechos que acontecen esta precuela le producen estos cambios en su personalidad y la de los demás protagonistas , muestra de que en Gods Of The Arena, cada herida tiene su consecuencia.

Pero tampoco puedo obviar que Gods Of The Arena también se sustenta en 2 personajes muy importantes, Quintus Lentulus Batiatus, genial interpretado por John Hannah y Lucretia, nuestra inolvidable Lucy Lawless. Dos personajes con fuerza suficiente como para eclipsar cualquier protagonista, pero que gracias al buen hacer de los guionistas, estos acaban creando una perfecta sincronía. En esta precuela descubrimos la determinación de Quintus ante su obsesiva ansia de poder, y como sus opositores (incluido su padre) no hacen mas que fomentar esa obsesión. Inmensa la interpretacion de Jhon Hannah, cerrando muchas bocas que lo tenían como un actor encasillados en roles de personaje tonto, lastima que este tipo de serie no se tenga en cuenta a la hora de repartir premios.


Pero la transformación mas sorprendente la encontramos en Lucretia. Delicioso como los guionistas juegan con este personaje(no solo en las escenas de sexo guarretes) para dejarnos con toda una “poker face” a final de temporada. Pero no toda la culpa es de los guionistas, Lucy Lawless pone mucho de su parte, para otorgar a este personaje una capacidad manipuladora, asombrosa.

De los demás personajes tampoco podemos hacer caso omiso, muy interesante como Oenomaus (Peter Mensah) consigue ser Doctore, como Crixus (Manu Bennett) obtiene el titulo de “The Champion Of Capua” o como Ashur (Nick Tarabay) acaba lisiado y siendo la mano derecha de Quintus Batiatus.

Gods Of The Arena cumple con sus expectativas, sin renunciar a su identidad, pero ofreciendo ese “algo mas” que los mas aficionados a esto buscamos en todas las producciones. Los chicos de Starz pueden seguir de enhorabuena, su producto funciona, tanto para critica como para publico y tanto para publico exigente como para los que buscan un entretenimiento fácil.

– Lo Mejor:

– El enfrentamiento Crixus Vs Gannicus

– La transformación de Lucretia

– La batalla final

– La venganza de Quintus Batiatus

– Lo Peor:

– Que no volveremos a ver a Batiatus ni a Lucretia…¿o si?

Nota: 8/10

Vamos!! es tu turno, ¿que te ha parecido la serie?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 14 =